(61) 2621018 - (61) 2621020 / Puerto Williams - Cabo de Hornos - Región de Magallanes y la Antartica Chilena / municipalidad@imcabodehornos.cl

FUENTE: EL PINGÜINO (Columna de opinión, alcalde de Cabo de Hornos, Patricio Fernández Alarcón)

La agenda política se la han tomado principalmente las elecciones de los nuevos Gobernadores regionales y las y los constituyentes que plasmarán sueños y anhelos de un mejor país para todos y todas. Claro, elecciones que tienen una trascendencia en el futuro de nuestro Chile y, principalmente para nosotros, la ciudad más austral del mundo.

Los que conocemos el municipalismo desde adentro, en mi caso primero como funcionario y estos últimos 4 años como Alcalde de esta hermosa comuna, sabemos de las carencias con las que contamos para hacer ciudad. Sabemos lo que significa para la ciudadanía el tener un buen gestor a la cabeza de su casa edilicia y el avanzar “como sea” para mejorar la calidad de vida de las vecinas y vecinos. 

Históricamente desde el parlamento y del ejecutivo nos van llenando de leyes y responsabilidades que no rehuimos y las asumimos con firmeza, pero, casi siempre, estas no van aparejadas de mayores recursos para que podamos gestión.

Los municipios en general, y también el de Cabo de Hornos, somos la primera puerta donde los hombres y mujeres, niños y principalmente adultos mayores, acuden siempre buscando ayuda o soluciones, somos el brazo extendido del comunitarismo y válvula de escape de los problemas sociales.

Así nace nuestra farmacia digital, pagos de consumos y ayudas en plena pandemia, inventar diferentes formas de tener un verano más entretenido para los más chicos y un sinfín de esfuerzos que quizás no entran de forma directa en lo que sería la obligación de un municipio. Pero lo hacemos con gusto, con amor y mucha dedicación, porque sabemos lo que significa vivir en este punto del mundo.

Pues bien, aparejado a las nuevas elecciones, quiero pedir que tengan a consideración las nuevas autoridades regionales y los futuros constituyentes que las municipalidades tengan la posibilidad de decidir de forma directa su futuro en materia de infraestructura y desarrollo social, que no sea una constante negociación con el Gobierno de turno y quedar a la fila. Un ejemplo de mirada de futuro fue el plan de zonas extremas durante los 4 años de la Presidenta Bachelet, que hizo que nuestro Puerto Williams pudiese tener un salto de calidad y dignidad en la vida de cada uno de nuestros habitantes.

Necesitamos que esas inversiones las podamos manejar nosotros. Llevamos 4 años insistiendo en la necesidad de que la ciudad más austral del mundo tenga su polideportivo y piscina temperada, no para la gestión, sino para nuestras gentes que no tienen dónde practicar deporte. Pues bien, bajo excusas que pueden o no ser justificadas, seguimos nosotros empujando por hacer realidad ese proyecto, que es absolutamente imposible que sea financiado con las arcas propias.

El futuro debe estar en manos de sus habitantes, de poder hacer comuna en la comuna y no tener que depender de miradas centralistas que nos miden por “RS” que muy probable no les den a los ingenieros en sus planillas de Excel.

Mientras tanto, nosotros seguiremos liderando un proyecto para hacer de Puerto Williams cada vez más grande y próspero. Cabo de Hornos crece.

Share This